Diego Sívori
18 de Julio de 16

Comer rico y saludable ¿una utopía?

Es ideal organizarse para poder utilizar de una mejor manera los ingresos y comer saludablemente. twitealo

Muchas veces una de las barreras que aparecen al momento de comenzar a cuidarse e incorporar hábitos saludables son los costos económicos que esto implica. Detectamos cuando vamos a hacer las compras que los alimentos más accesibles son los que menos nos convienen a la hora de llevar a cabo una alimentación saludable. Si bien esto es una realidad, puedo sugerirte algunos tips para poder comer rico, sano y barato.

En el súper encontramos diversidad de precios. La mayoría de las ofertas apuntan a alimentos de baja calidad nutricional y gran aporte energético. ¿Qué significa esto? Que son ricos en grasas y carbohidratos con lo cual brindan mucha energía, pero carecen de vitaminas y minerales fundamentales para el buen funcionamiento del organismo. Excesos  de energía en el tiempo se traducen en sobrepeso, obesidad y otras enfermedades crónicas.

Con lo cual a la hora de realizar las compras debemos inclinarnos por aquellos de mejor calidad nutricional como frutas, verduras, carnes magras, huevos y lácteos descremados. Si bien estos alimentos suelen tener costos más elevados que todos los derivados de las harinas como los fideos, se puede hacer una selección de ellos eligiendo los más económicos.

Las frutas y verduras varían sus precios según la época del año. Cuanto más colores incluyas de estas a diario, más vitaminas y minerales tendrá tu dieta. No hay una que sea mejor que otra, lo importante es consumirlas e inclinarse por aquellas “de estación” es lo ideal para abaratar costos.

Por ejemplo hoy día el morrón tiene un precio muy elevado, con lo cual una solución es reemplazarlo por tomates en las preparaciones que lo requieran o simplemente quitarlo. Por otro lado el puerro y la cebolla tienen características similares a nivel culinario con lo cual podes elegir el de mejor precio. En cuanto a la papa y la batata suelen ser más económicas y por ende utilizarse con mayor frecuencia. Pero para no caer en la monotonía de estas dos que tiene características similares al arroz y los fideos, se pueden comprar vegetales como la berenjena, la zanahoria o el zapallo y tener una buena opción de guarnición saludable y accesible.

Dentro de las carnes podemos encontrar en el mercado cortes de carne vacuna con poco contenido de grasa de diferentes precios: desde nalga, lomo, peceto, cuadril hasta paleta, cuadrada, palomita. Estos últimos suelen tener mejor precio. El pollo y el cerdo resultan ser convenientes económicamente aun así eligiendo cortes magros como la pechuga y el solomillo de cerdo. A la hora de consumir pescado no hace falta abocarse al consumo de salmón: merluza, abadejo, besugo, mero son pescados dentro de los más económicos. El atún al natural tienen mejor precio que él en aceite y por otro lado la caballa puede ser un buen reemplazo del mismo.

En cuanto a lácteos: leches, quesos y yogures. Se aconseja consumir su versión descremada que tienen reducidas las grasas malas. Si bien suelen ser más caros que los lácteos enteros,  no es necesario comprar las primeras marcas.

Por otro lado fideos, arroz, polenta entre otros cereales pueden ser reemplazados por legumbres que tienen similar costo y son más beneficiosos para la salud ya que aportan fibra vitaminas, minerales y tienen más proteínas. Dentro de las legumbres se encuentran las lentejas, los porotos, los garbanzos, la soja.

En cuanto al pan integral ¿por qué no realizarlo casero y agregándole semillas? De esta forma se obtiene una opción saludable y económica para desayunos y merienda.

Es ideal organizarse para poder utilizar de una mejor manera los ingresos y comer saludablemente. Planificar lo que se va a comer y evitar desperdicios. Analiza tus compras, capaz estas gastando plata de más en alimentos no nutritivos como gaseosas y golosinas. El agua siempre va a ser la forma de hidratarse más saludable y no tiene costo. Comer una manzana como colación cuesta menos que una barrita light y tiene más nutrientes.

Y ya que hablamos de costos para llevar una vida saludable no olvidemos la actividad física. Mantenerse en movimiento no significa anotarse en gimnasios caros o pagar por clases inaccesibles. Lo ideal es planificar el movimiento y saber que determinados días uno va a salir a caminar o correr al parque. También se pueden hacer pequeñas modificaciones en el quehacer diario como: subir las escaleras en vez de tomar el ascensor, bajar algunas paradas antes del colectivo y caminar. Moverse trae múltiples beneficios para la salud principalmente mejorando tu salud cardiovascular e inmunológica.

Espero que te hayan servido estas recomendaciones y que inviertas en tu salud y calidad de vida ya que es mejor prevenir que curar.

 

 

0 14
Diego Sivori

Diego Sivori

Licenciado en Nutrición recibido en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Le decis que comes y te dice quien sos. #QueComoHoy #MarketingDeLaObesidad

Deja tu comentario