Diego Sívori
22 de Junio de 2015

¿Leche o no? Esa es la cuestión.

Lo primero que se nos viene a la cabeza cuando decimos la palabra leche es “Calcio”. twitealo

La leche de vaca y sus derivados son un grupo de alimentos que se encuentra dentro de los de de mayor consumo en todo el mundo.  Se los conoce por sus grandes cualidades nutricionales,  y los reconocemos como imprescindibles para el crecimiento en los niños y el mantenimiento de la salud de los huesos en los adultos.  Hay algo más bueno que la leche? No es común que a las meriendas de los más chicos les llamemos “tomar la leche”?, y que millones de mamás y papás en todo el mundo hagan malabares para que sus hijos terminen toda la taza?

Sin embargo, hoy en día existe una gran polémica en relación al consumo de leche y sus derivados asociándolo incluso,  a enfermedades como el cáncer y la diabetes.  

Estudios científicos de centros como Harvard y el ministerio de agricultura Español respaldan las dos posturas.  Por un lado, el Ministerio Español defiende este alimento, señalando que la leche debe tomarse diariamente desde el nacimiento (leche materna) y durante toda la vida con el objetivo de mantener la masa ósea y prevenir la osteoporosis.  Por otro, el Centro de Salud Pública de la Universidad de Harvard asegura que el calcio es necesario en ciertas edades, como por ejemplo la infancia, pero expresa que “no está claro que tomar leche diariamente sea la mejor fuente de este componente para la mayoría de las personas”.  Ellos sostienen lo siguiente: “mientras que tomar calcio cada día puede reducir el riesgo de osteoporosis y cáncer de colon, el alto consumo puede incrementar el riesgo de padecer cáncer de próstata y de ovario.  Además consumir productos lácteos diariamente aumenta los niveles de grasas saturadas en nuestro organismo, así como de vitamina A, cuyos altos niveles, paradójicamente, pueden hacer que nuestros huesos se debiliten”.

¿Qué nos aporta la leche?

Lo primero que se nos viene a la cabeza cuando decimos la palabra leche es “calcio”, y con mucha razón, ya que este alimento junto con sus derivados son las fuentes de calcio por excelencia.  Esto no sólo es fundamental para el crecimiento de los huesos en los niños, y la prevención de enfermedades como la osteoporosis en los adultos, sino también para la contracción muscular y el buen funcionamiento del corazón.  Pero además la leche está compuesta por agua, grasa, lactosa, otros minerales  y proteínas de alta digestibilidad y valor biológico, que están constituidas por aminoácidos esenciales para el ser humano, que deben ser incorporados con la alimentación. Contribuye a la hidratación ya que contiene un alto porcentaje de agua.

Entonces, ¿Cómo hacer para tomar leche y no preocuparse en el intento?. Analicemos los mitos en torno a este alimento:

MITOS Y SU EXPLICACIÓN

1- El hombre es la única especie que consume leche en la adultez, y además toma leche de otros animales...

En realidad, el hombre es la única especie que tiene dominio sobre su cadena alimentaria y elige qué comer, según sus propias necesidades.  Eligió la leche por encontrarlo un alimento completo y beneficioso para su salud.

2 - Las proteínas de la leche no son fáciles de digerir...

La leche es rica en proteínas de alta biodisponibilidad y muy digeribles para el ser humano.  Sin embargo hay personas que presentan intolerancia a la lactosa y no puede digerir este azúcar que es un constituyente natural de la leche.  Esto se puede solucionar con el uso de leches deslactosadas.

3 - La leche que consumimos, contiene restos de antibióticos aplicados a las vacas como tratamiento…

El uso de antibióticos es parte de la prevención de enfermedades mamarias de las vacas, sin embargo la industria láctea realiza controles de calidad, y no hay datos precisos que asocien patologías en las personas por la presencia de trazas de antibióticos en la leche de vaca.

4 - El forraje con que se alimentan las vacas se cultiva con pesticidas que al ser consumidos, se acumulan en la grasa y se encuentran en la leche, causando daño a la salud…

La leche puede llegar a contener residuos de pesticidas sin embargo, al igua que ocurre con los antibióticos, son analizados para que su presencia no exceda los límites aceptables, según la regulación vigente.

5 - El consumo de leche y sus derivados produce cáncer…

Hasta hoy, no existe evidencia científica para relacionar el consumo de los mismos a la aparición de enfermedades como el cáncer.

6 - El consumo de lácteos provoca caries…

Los responsables de las caries son los azúcares, dado que promueven la desmineralización dental.  Dentro de los azúcares, el que más predispone a la formación de caries es la sacarosa (azúcar de mesa), siendo el azúcar de la leche (lactosa) mucho menos perjudicial para la salud dental.  Por el contrario, componentes como calcio, fósforo, caseína y grasa de la leche, ejercen un rol protector al disminuir la acidez de la boca, tal es así que la OMS (Organización Mundial de la Salud) reconoce a los lácteos como alimentos protectores frente a la caries.

7 - El consumo de leche está relacionado con la diabetes tipo 1 (insulinodependiente)...

Actualmente no hay evidencia científica que amerite recomendaciones especiales para la personas con este tipo de diabetes.  En cambio, un estudio realizado en el Hospital Durand y el departamento de Salud Pública de la Universidad de Buenos Aires relaciona el consumo de leche con la prevención de desarrollar diabetes tipo 2 y sufrir infartos en la adultez.

8 - La leche no previene la osteoporosis…

El calcio y la vitamina D son fundamentales en la prevención y tratamiento de la osteoporosis.  La Sociedad Argentina de Osteoporosis (SAO) recomienda una ingesta diaria de 1200 mg de calcio por día (5 porciones, entre leche, yogures, y quesos) para prevenir esta enfermedad.

9 - Es mejor elegir leche y productos orgánicos…

Lo mejor es elegir alimentos que cumplen con todos los requisitos de calidad, independientemente de su certificación orgánica. No se debe consumir leche no pasteurizada.

¿Entonces?

Todos los alimentos tienen partes positivas y negativas, pero para asociarlos a la aparición de determinadas enfermedades tiene que haber una relación importante y cuantificable. Es necesaria suficiente evidencia científica,  y hoy en día no la hay.  

En segundo lugar y no menos importante tenemos al Calcio. porque dejar de consumir lácteos podría generar un grave problema de salud pública, ya que es muy difícil cubrir los requerimientos de calcio si eliminamos los lácteos de nuestra dieta.

Colaboraron en esta nota:  Natalia Asta y Antonella Mangiafave.

Bibliografía:

“Leche de Vaca: lo que dice la ciencia” CISAN

http://www.cisan.org.ar/articulo_ampliado.php?id=153&hash=4d55f0322f106f45823e004bd5d0cfd6

 

0 14
Diego Sivori

Diego Sivori

Licenciado en Nutrición recibido en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Le decis que comes y te dice quien sos. #QueComoHoy #MarketingDeLaObesidad

Deja tu comentario