Diego Sívori
29 de Junio de 2015

Tomar sol es bueno: ¿Salud o mito?

Según la SAD apenas el 45% de la población argentina se cuidaría adecuadamente del sol. twitealo

Ya en mi libro “Mitos en salud” escribía qué estaba bueno tomar sol. Recuerdo cuando éramos chicos, nuestras madres se tostaban al sol cual iguana en Isla de Pascua. Esa época, estar doraditos en los ’90, daba “status”, clase, estilo y significaba que te ibas de vacaciones en verano los 3 meses. Y para colmo los que estaban bronceados en invierno, era porque vacacionaban en Europa o iban a esquiar y se quemaban con el sol que había en la montaña, por más que hiciese -10° bajo cero. Terminada la moda, hoy quedan las consecuencias. Entonces ¿qué paso? Nos dimos cuenta que no somos lagartos. Hace muchos años que tomar sol dejó de estar bueno. Ahora ¿hay más paranoia que antes con el tema solar? No. Simplemente más información, esa que nos desborda y no le damos ningún tipo de importancia. Entonces que deberíamos saber

1 ¿Esta bueno tomar sol?
Si entre 15 a 30 minutos alguna parte del cuerpo para generar la vitamina D, eso el tiempo necesario que se necesita para el metabolismo de la vitamina D o sea que tomas un poquito de sol en la piel, para que los riñones y los huesos estén sanos. Para transformar la vitamina D en algo positivo, anti-age.

2 ¿Estuvo bueno tomar sol?
No. La mayoria de estas personas si es que siguen vivas, viven visitando los servicios de dermatología (aquellos que tratan la piel específicamente) en todo el país, dado que apareció un lunar o una cosa rara que cambia de color, en un lugar que no tenía problemas hay una ulcera que no para de crecer.

3. El Cancer
Todos los días del año por el cambio climático, tenemos calorcito, dicho sea de paso que hoy, 29/06/15 tenemos 18°C, estamos en invierno; hay solcito después de la lluvia y uno no sabe que hacer con el paraguas, la campera y el pullover. ¿Ese sol nos afecta también? ¿Cualquier sol nos provoca cáncer? ¿Tenemos que salir vestidos de astronautas, acaso?.

La Sociedad Argentina de Dermatología (SAD) puso en evidencia hasta qué punto las recomendaciones para protegerse de la radiación solar son pasadas por alto en nuestro país. De acuerdo con la investigación de la SAD -que abarcó a unas 8.185 personas examinadas en hospitales y centros de atención dermatológica de todo el país- apenas el 45% de la población argentina se cuidaría adecuadamente del sol. El resto 55%, o lo hace mal o no se preocupa en absoluto de tomar recaudos contra el cáncer de piel.

Quiere decir que “cualquier persona puede desarrollar un cáncer de piel”. No importa el fototipo de piel que tengas que en mi caso es 1 (uno) o más blanco que la leche o la pintura alba de látex blanco satinado. (Hay 4 fototipos, el 4 obvio es el que tienen los africanos y que también tienen cáncer de piel). Quiere decir de que la relación TOMAR SOL y padecer luego CANCER DE PIEL, por desgracia está más que demostrada científicamente, para no decir que es una verdad de perogrullo.

4. Diagnóstico y tratamiento
Hay que aclarar que tipos lindos como yo, (no tan lindo, claro como Diego Sivori) somos más propensos por tener la piel muy clara. Las pieles blancas o los pelirrojos (Tipo 1 y 2 ), o que tengan muchos lunares o antecedentes familiares de cáncer de piel, o los que trabajan al sol enfrentan un alto riesgo a padecer cáncer. Es que “La piel tiene memoria y la acumulación del sol tomado sin protección favorece la aparición de lunares o manchas que pueden ser cancerígenos”, advierten desde la SAD. Para el diagnóstico preciso es necesario que lo vea un dermatólogo y algunas veces esto incluye una biopsia de una parte de la piel para determinar si lo tiene o no, y luego quitarlo como corresponde. No todos los canceres se tratan de la misma manera y hay por lo menos 4 de ellos que son necesarios extirparlos y necesitan quirófano ambulatorio (vas al hospital, te cortan y te vas a tu casa con una curita o un sombrero) buscando si el margen está libre de pecado o mejor dicho libre de cáncer.

5. Claves para tomar sol sin poner en peligro la piel
Consejos y recomendaciones de los especialistas para protegerse de los rayos ultravioletas y poder disfrutar del aire libre. "Es bueno tomar sol, porque es fuente de vida, de calor, de vitamina D y genera endorfinas...", dice con énfasis el doctor Mario Alberto Marini, profesor titular de la cátedra de dermatología de la UBA. Es raro escuchar hoy en día esas palabras de un dermatólogo. Si siempre se habla de que el sol es malo, que cada vez está peor, que está prohibido exponerse. El efecto de los rayos está exacerbado por el famoso "agujero de ozono", explicó Marini.
En mi caso el sol me pego desde chiquito, tal vez irresponsabilidad de la madre, o del médico que no sabía en esa época, pero lo sospechaba, talvez mi padre que si lo tuvo y no aviso. Por suerte, tuve uno que a tiempo fue curable. Me cortaron, me suturaron y chau cáncer, pero también chau ¡Sol!. Así que ahora veraniego en las cuevas de Altamira o en lo profundo de las cuevas ardentinas. Uso protector solar por arriba de Factor 50 y salgo todos los días con algún gorro puesto.

6. Cuidados según la edad
El aumento de la incidencia de los cánceres de piel en los últimos cincuenta años ha hecho de la prevención de la exposición a los rayos ultravioleta (UV) un problema de salud pública. Por eso, para que disfrutar del sol no se convierta en un riesgo, el Ministerio de Salud recomienda a la población en general, y en especial a niños y adolescentes, adoptar una serie de recomendaciones generales. Entre esas indicaciones básicas se encuentra evitar exponerse al sol entre las 10 y las 16 horas, aplicarse protector solar con un factor de protección 20 como mínimo incluso en días nublados, cubrirse con ropa, sombreros y anteojos de sol; y evitar el uso de cualquier tipo de bronceador casero. Estos cuidados, que valen para la población general, deben extremarse cuando existe alguna situación de vulnerabilidad especial. Tal es el caso de quienes han sufrido quemaduras solares importantes, quienes tienen antecedentes familiares de cáncer de piel y aquellos que, por poseer una tez muy clara, siempre se queman al exponerse al sol. Pero también los niños pequeños y las personas de edad. Mientras que los niños menores de un año deben evitar por completo la exposición al sol, los adultos mayores necesitan utilizar protectores solares de mayor graduación. Ocurre que después de los 50 años, la piel pierde espesor y se vuelve más vulnerable frente a los efectos del sol. De ahí que los dermatólogos recomiendan a los mayores evitar las exposiciones prolongadas y recurrir al uso de sombrillas y sombreros. Otro factor sumamente importante que deben tener en cuenta las personas más grandes es que hay muchos medicamentos que se toman de forma crónica que producen reacciones de fotosensibilidad cuando uno se expone a la radiación solar. Por lo cual, ante una posible duda, siempre resulta conveniente consultar con un profesional.

7. Hidratarse y protegerse del sol para disfrutar de la vida en forma saludable.
Ante las altas temperaturas o que te haya dado el sol o no, uno siempre deberá tomar líquidos. O sea aunque haga frio o calor, pero si particularmente estuviste al sol deberás tomar más liquido de lo habitual. Esto depende de tu edad, cuanto pesas, cuanto medís que en un individuo de 25 años, de 1.70 cms y que pese 70 kilos esta adecuadamente hidratado cuando ha tomado durante el día entre 1.5 lts y 3 litros por lo menos. Por esto y todo lo anterior concurra a su médico.

8. Los profesionales indican ciertas condiciones para evitar los daños del sol.
- Evitar el sol entre las 11 y las 16. En ese horario hay que estar en la sombra absoluta o lo menos posible.
- Aunque se utilice un protector alto no quiere decir que se pueda estar al sol todo el día. La gente debería autorregularse. Aplicarlo siempre 20 minutos antes de la exposición y renovarlo cada 2 horas. También, al salir del agua o si se transpira.
- Los que tienen lunares deben ir a un dermatólogo una vez por año o cada 6 meses. 
- Luego de estar al sol, darse un baño y aplicar una crema hidratante.
- Usar protectores solares adecuados. Lo ideal es que el dermatólogo recomiende a cada persona el que le corresponde, ya que depende de su tipo de piel, de sus hábitos (si son deportistas, por ejemplo), de su edad, etc. Si necesita protección total pasa de factor 50 y los bebés 60 o 70.
- Usar ropa clara, de jean o algodón, sombreros de ala ancha (7 cm) y anteojos de sol adecuados.
- Algunos medicamentos pueden aumentar la sensibilidad al sol, como los anticonceptivos y los antiinflamatorios.

Como dice mi amigo Daniel Tangona “Tomar sol y hacer ejercicio es lo mejor que te puede pasar”.

Enlaces:
http://www.msal.gov.ar/cuidados-verano/
http://www.sad.org.ar/campanas/210/20-campana-nacional-de-prevencion-del-cancer-de-piel

0 14
Dr. Máximo Soto

Dr. Máximo Soto

Especialista de 10 ramas de la medicina y de sus amigos. #MitosEnSalud

Deja tu comentario